Tarragona Blues Féstival 2013. The Walking Stick Man










Entró sin hacer ruido, con una sonrisa de complicidad hacia el respetado, se sentó en la silla. De esta manera Jordi Llaurens Yñesta, más conocido como "The Walking Stick Man" hizo su aparición en la sala, e inmediatamente el público dejó de hablar.



 

 

Saludó con un inglés cargado de acento Norteamericano, preguntó por el estado de ánimo de la sala y cogió su guitarra. Dios!! como tocaba la guitarra!! comenzó a imprimir un ritmo de menos a más, acompasándolo con el pie e imprimiendo caracter con la letra.





A partir de este momento, las fotografías que iba a tomar, pasaron a un segundo plano, y eso dicho por mi, son palabras mayores!!. Aquella melodía hacía que irremediablemente siguiera el ritmo con la pierna, estuviera sentado o de pie. The walking Stick Man nos hizo disfrutar de lo lindo, incluso nos deleitó tocando con una guitarra confeccionada con cajas de tabaco, a la vieja usanza, con el mismo instrumento con el que todo empezó en los estados sureños de Norteamérica, una manera de rebelarse y a la vez pasar las penurias que aquellos podres diablos afrodescendientes que trabajaban en los campos de algodón, sufrieron bajo el yugo de la esclavitud y el apartheid.






Tambié tuvimos la fortuna de verle tocar la armónica simultáneamente a la guitarra, y como colofón, un duo con otro artista (lo siento, no recuerdo su nombre) que tocaba un instrumento similar a un banjo. En este punto, todo eran risas de complicidad entra ambos artistas, y se notaba que lo estaban disfrutando de veras, y nosotros con ellos por supuesto!!







Una velada formidable de blues que no olvidaré en mucho tiempo, por lo menos hasta la del año quie viene. Aprovecho para agradecer la invitación a Fernando, verdadero artífice de esta colaboración.








En el apartado fotográfico, y para no alargarme demasiado, os comentaré que las fotos las tomé con la ISO bastante alta (sobretodo al principio) hasta llegar a 2500 (reducción de ruido de alta ISO en modo normal), debido en parte a la poca luz ambiental, del todo necesaria por otra parte, para asegurar una velocidad respetable que me dejara el menor rastro posible de trepidación, sobre 1/150 - 1/200, esto dejaba claro que necesitaba objetivos luminosos, por lo que la elección fue el 50 f1.8 y el 105 f2.8.


La próxima entrada,toca el duo formado por Amadeu Casas con Myriam Swanson   
Saludos,
MA
TODAS LAS FOTOGRAFÍAS Y TEXTOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG ESTÁN PROTEGIDOS POR COPYRIGHT, Y NO PUEDEN SER COPIADAS, ALTERADAS O REPRODUCIDAS SIN EL CONSENTIMIENTO EXPRESO POR PARTE DE SU AUTOR ©Miguel Ángel Salor